Archive for the ‘Devocionales’ Category

Señales de Dios…

03/01/2014

“Cuando los sabios vieron la estrella, se alegraron mucho” La Biblia. San Mateo 2:10

My beautiful pictureHace más de dos mil años unos sabios de oriente vieron una señal especial en el cielo. Algo que brillaba más de lo habitual y señalaba un camino. Los sabios, alertados por esta señal, dejaron lo que habitualmente hacían y emprendieron un largo viaje para encontrarse con Dios.

Estas personas comprendieron e interpretaron las promesas que Dios había hecho. Sabían que enviaría un Salvador para los males de la humanidad. Alguien que pague por los pecados que los seres humanos cometemos y abra un camino de restauración para todas las personas. Entendieron que esa estrella señalaba el comienzo de un hecho relevante para la humanidad, el nacimiento de Jesucristo. Comprendieron que algo maravilloso estaba sucediendo, y que era Dios quien se lo estaba comunicando.

Ellos vieron la señal, decidieron seguirla, y llegaron así ante la presencia de Jesucristo.

Hoy, al igual que en el nacimiento de Jesucristo, Dios mantiene la promesa de salvación para cada ser humano. Y, al igual que lo hizo con aquellos sabios, da señales concretas y comprensibles que nos pueden acercar a Jesucristo. ¡Sígalas y tendrá un encuentro que cambiará su vida!

Descubra las señales que Dios le muestra hoy ¡Anímese a seguirlas! Dios quiere guiarlo por un camino de paz y felicidad.

“Junto a Cristo”

07/08/2012

7 de Agosto de 2012

El Señor da fuerzas al cansado, y aumenta el vigor del que desfallece. Isaías 40:29

Cuando pasamos por dificultades, es común que nos preguntemos por qué tenemos que sufrir. Constantemente escuchamos la pregunta: “¿Qué hice para merecer esto?” Es que casi todas las personas, incluyendo muchos que son cristianos, creen que no son merecedores de sus sufrimientos.

En realidad, sería mucho más saludable preguntar la razón por la cual Dios está permitiendo tal sufrimiento. Dios siempre tiene lecciones para enseñarnos, así que no lo juzguemos de injusto porque permite que tengamos cierto sufrimiento. Al contrario, confiemos en él, y tratemos de descubrir lo que nos quiere decir. Esto acortará el sufrimiento, y podrá convertir sus causas en un bendecido camino por el cual el Señor Dios quiere que vayamos.

ORACIÓN: Querido Dios, ayúdame a comprender tus planes para que pueda andar a tu lado siempre, incluso cuando el sufrimiento caiga sobre mí. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2012 Cristo Para Todas Las Naciones

 

“Esto es Amor”

14/02/2012

14 de Febrero de 2012

Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos. Juan 15:12-13

Probablemente usted no conozca a John Baca, pero aún así, él es el mejor representante del Día de San Valentín, o Día de los Enamorados.

John nació en enero de 1949, y creció en San Diego, California. Lamentablemente, varias veces fue detenido por la policía por cometer delitos. Eventualmente, entró a hacer el servicio militar.

El 10 de febrero de 1970, John dirigió su unidad a través de un fuego intenso a rescatar un batallón que estaba atrapado bajo fuego enemigo. Una vez ubicados en posición, John y su unidad comenzaron a responder al fuego enemigo. En eso estaban cuando una granada cayó en medio de ellos. Sin dudar, John la cubrió con su casco, y cubrió el casco con su cuerpo.

Sobre su casco… allí es donde estaba John cuando explotó la granada.

Eso fue amor. Sé que ese no es el amor que la mayoría de las personas celebran en el día de hoy con chocolates, flores, y una cena con velas.

Pero es la clase de amor que, el 15 de junio de 1971, hizo que John Baca recibiera una Medalla de Honor.

También es la clase de amor que de la que el Señor nos hablar en el texto para la devoción de hoy… la clase de amor que hace que uno esté dispuesto a morir por un amigo.

Si bien es cierto que John estuvo dispuesto a morir por sus amigos, también estuvo dispuesto a matar a sus enemigos. En cambio Jesús aceptó ser crucificado en lugar de sus amigos… y también en lugar de sus enemigos, de quienes lo maltrataron, lo escupieron, lo castigaron, y lo clavaron a la cruz.

Jesús murió para salvar a pecadores como usted y como yo.

Es por ello que, a la vez que celebramos el amor que nos une con nuestros seres queridos, también damos gracias porque Dios nos amó tanto, que dio a su único Hijo por nosotros.

ORACIÓN: Dios todopoderoso, te doy gracias por todas las personas que me aman y a quienes yo también amo. Pero, por sobre todas las cosas, te doy gracias por el amor del Salvador, quien dio su vida para que yo fuera perdonado y recibiera la vida eterna. En el nombre de Jesús. Amén.

EL RESTO DE LA HISTORIA: Aunque parezca increíble, John Baca sobrevivió la explosión de la granada ese día. Actualmente se dedica a ayudar a los indigentes y a los veteranos de la guerra de Vietnam.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones


El paraíso…

25/10/2011

Hay un arroyo de aguas tranquilas, aguas mansas. Allí se encuentran verdes praderas, verdes pastos. Los niños se pasean jugando. Es el Paraíso. Allí hay lugar para todos. ¿Por qué? Porque Dios los ama a todos. Incluso a ti.

Este Paraíso había quedado perdido, perdido por el pecado de Adán: “Por un solo hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron” (Romanos 5:12). Los seres humanos, como hijos de Adán, son herederos de su desobediencia: el orgullo, y la falta de amor. De esta manera, el hombre se apartó de Dios. Su vida igual siguió su rumbo, pero iba camino a la muerte, donde nada existe, donde todo es oscuro y triste. Hay que reconocer lo que dice la Palabra de Dios: Todos van hacia el mismo lugar; todo viene del polvo y todo retorna al polvo (Eclesiastés 3:20).

Pero también, dice la misma Palabra: Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos… Felices los afligidos, porque serán consolados (Mateo 5:3, 5).

Así me encontraba yo un día, no sabía qué hacer con mi vida.

Pero Dios me miró con misericordia y amor. Desde la cruz, estaba mirándome. Y me decía: “Te amo”. Yo respondí. “¿Cómo Señor, podrás amarme? Te fallé tantas veces. Mira cómo estoy: manchado por mis faltas, sucio por mis pecados contra Ti.” Él me contestó: “¿Ves estos clavos en mis manos, y esta corona de espinas sobre mi cabeza? Yo los recibí en tu lugar, por amor a Ti. No llores más: la deuda que a mi Padre celestial tú debías, yo la pago hoy por ti. Amigo mío, no llores más.”

Y yo le dije: Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu Reino (Lucas 23.43).

Él me respondió: Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso (Lucas 23:44).

El Paraíso ha sido recuperado, recuperado mediante la muerte y la resurrección de Cristo.

El justo vivirá por la fe (Romanos 1:17), pero el pecador que no se arrepienta, será condenado al fuego eterno.

Cristo vive, yo viviré con él: su amor y su perdón por mí, me dio Vida eterna.

“Un día perfecto”

14/10/2011

 Un día, faltando poco para el día de la madre, un niño pequeño y tímido entró a la sección de lencería de un gran centro comercial.

 Casi susurrando, le presentó su problema a la vendedora: “Quiero comprar un presente para mamá. Quiero darle una camisa pero no sé qué talla es”. La vendedora le preguntó: “¿Es tu mamá alta o baja, gorda o delgada?”

 “No sé, ella es perfecta”, le contestó el pequeño.

 La vendedora diligentemente envolvió una camisa que la mayoría de las personas consideraría de talla perfecta, o sea, mediana. Dos días después, la misma vendedora conoció a la mamá, que fue a cambiar la camisa por una talla extra grande.

Hay mucho de cierto en el viejo adagio: “todo depende del cristal con que se mire”. A pesar de ser talla extra grande, a los ojos de su hijo aquella madre era perfecta.

Esa es la forma en que le propongo que usted y yo miremos al día de hoy.

¿Por qué? Porque es un regalo que Dios nos hace para que lo vivamos y lo disfrutemos. Y con esto no quiero decir que en este día no tendremos problemas, penas, o preocupaciones, porque seguramente los tendremos.

Pero aún así, queremos verlo y vivirlo con la sabiduría y la paz que Dios nos da, porque sabemos que el Señor viviente está con nosotros, y que podemos recibir su paz. Sabemos que cuando cerramos nuestros ojos seremos capaces de decir que hoy fue, gracias a Jesús, un día “perfecto.”

ORACIÓN: Padre celestial, te estoy eternamente agradecido porque el Salvador nos ayuda en las dificultades diarias. Ayúdame, tanto como sea posible, a hacer lo mejor de este día que tú me has dado. En el nombre de Jesús. Amén.

 A este Cristo proclamamos, aconsejando y enseñando con toda sabiduría a todos los seres humanos, para presentarlos a todos perfectos en él. Colosenses 1:28

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

 

 

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones

 

 

 

Para los papás, los biológicos y los del corazón…

17/06/2011

Ser padre es un derecho  y un privilegio. El hombre adulto es capaz de ser un padre responsable, tierno y amoroso. En lo profundo de su ser, él anhela que sus hijos sean los mejores del mundo y que él como padre, sea uno de los mejores.  Pero, a veces no es así.  Lamentablemente es común en nuestra sociedad que la paternidad se abandone o se haga “a medias”.  Muchos padres delegan el deber de guiar  y orientar a sus hijos a la mujer o a otras personas aunque estén físicamente presentes en la casa están emocionalmente ausentes.  De esta manera anulan la capacidad especial que tienen y más aún, no cumplen con la responsabilidad de aprender, en unión con los hijos, el arte de ser padre.

¿Es difícil ser padre?

¿Qué pasa? ¿Acaso es tan difícil ser padre? Se suele escuchar que ser padre es sentir una mezcla de alegría, preocupación, miedo, dolor, resentimiento y satisfacción. Es posible que muchos padres vivan acomplejados por el miedo al fracaso, o se sientan atormentados por un sentimiento de culpa al no haber ejercido bien la paternidad.

Ser padre no es fácil; no es un mero papel o tarea, ni tampoco una simple responsabilidad cotidiana; es una relación dinámica padre – madre – hijo. Este triángulo trasciende y perdura más allá de las separaciones, el divorcio y aúnla muerte. Lafamilia entera se desarrolla dentro de este triángulo; establece vínculos, aprende e imita.

No basta con tener hijos, criarlos, vestirlos y educarlos. Hay que amarlos e integrarlos en una relación completa, creativa y sin barreras. Con toda sinceridad debemos identificar nuestros defectos. Pero más importante aún es procurar mejorar nuestra forma de actuar. Buscamos ayudar a los padres de familia a que se analicen como hombres; así comprenderán lo importante que es ser padre, vivirán como hijos de Dios y lograrán los cambios favorables que necesitan. Con todo, se enriquecerán a ellos mismos y a sus familias.

Muchas veces se subestima y hasta se desatiende completamente la importancia del padre en la crianza de los hijos. Además se duda de la capacidad del hombre para dirigir una familia. A menudo se considera que la mujer está mejor preparada para criar a los hijos y realizar las tareas domésticas, debido a un supuesto “instinto natural”. Pero, ¿qué del padre? Por lo general se le considera solamente como el proveedor del hogar y si cumple bien este deber, es un buen padre.  Además, usualmente se define el rol del padre como la figura autoritaria que disciplina a los hijos y les inculca los hábitos del mundo exterior, sin que él asuma, por su propia cuenta, un papel visible y activo en la crianza de los hijos.

Sin embargo, los tiempos han cambiado y ahora nos urge re evaluar lo que significa ser padre. El simple hecho de que cada día más y más mujeres trabajan, nos presenta el interesante cuadro de que ambos, padre y madre, tienen que atender a los hijos.  Además, se está cuestionando la importancia de una figura “machista” como elemento necesario para un hogar estable.  Hoy en día, se requiere un padre que comparta en lo posible todo los deberes relativos a la crianza de los hijos.

Por eso, la experiencia de ser padre comienza mucho antes del nacimiento del hijo: se inicia en la misma procreación.  En cada una de las fases de desarrollo del hijo, la relación padre – hijo adquiere dimensiones nuevas y diferentes y se torna más dinámica, interesante y sumamente positiva para ambos.

Texto extraido de ” El reto de ser padre”, por el Dr. Felipe Bichel , Cristo Para Todas Las Naciones.

La última cena del Señor, su crucifixión y resurrección

24/04/2011

INTRODUCCION                                             

Aconteció que esta historia

Que la Biblia nos la cuenta

Sucedió hace dos milenios

Hechos que aún se celebran

Donde a Jesucristo

En medio de una tarea

De ir educando a su pueblo

Yendo de aldea en aldea

Terminó en Jerusalén,

La capital de Judea

Antigua provincia romana

Ocupada por la fuerza

Por las legiones que Roma

Enviara a esas tierras

Para engrandecer a su imperio

Y sojuzgar a quien sea.

Con la complicidad de algunos

Que a su antojo manejan

Las leyes que les legaron

Desde antiguo los profetas

Adorando a Jehová, Dios Padre,

Y no a un paganismo cualquiera,

Al Dios todopoderoso,

Creador del cielo y la tierra,

El que hizo de barro a Adán

Y luego a su compañera

LA CENA DEL SEÑOR

Pero uno de los discípulos

Que compartían la cena

Que era Judas Iscariote

Recibió una bolsa llena

Con las monedas de plata

Que sumaban unas treinta

De los jefes de sacerdotes

Para conseguir su entrega

Traicionando a sí al Maestro

Con una burda estratagema

Y que se llevaría a cabo

En un acto por sorpresa

Pero Jesús ya sabía

Pidiéndole que procediera

Y lleve a cabo su plan

Previendo las consecuencias.

Mientras comían  Jesús

El pan lo dividió en piezas

Dando las gracias a Dios

Y les dijo sin impaciencia

“Tomen y coman el pan

Y de esta copa el vino beban

Que son mi cuerpo y mi sangre”

En ésta, su última cena.

Esto significó la alianza

Que con Dios Padre estableciera

Para perdonar los pecados

De quienes los cometieran

Que se hayan arrepentido

Y su cuerpo y sangre ingieran.

Jesús le aseguró a Pedro

Que si por Él le requieran

Lo negará por tres veces

Y antes que amaneciera.

EL ARRESTO

En el medio de esa noche

Apareció tras su presa

Judas con mucha gente armada

Dispuestos a dar pelea

Mandados por los sacerdotes

Siguiendo una contraseña:

“Al que yo bese, arréstenlo”

Y lo cazaron como a una fiera.

Dejando solo a Jesús

Como a un bandido cualquiera

Los discípulos huyeron

Como el Maestro previera.

Ante Caifás fue llevado

Casi servido en bandeja

Y fue seguido por Pedro,

Oculto por si lo vieran.

Los jefes de los sacerdotes

Y todala Junta Suprema

Buscaban una prueba falsa

Para justificar la condena.

Le preguntaron si era el Mesías

Y aquella fue su respuesta:

“Tú lo has dicho y al Hijo del hombre

Verán sentado a la derecha

Del Todopoderoso en las nubes”

Y lo tomaron como ofensa

“Es culpable y debe morir”

Clamaron con insistencia.

Escupitajos y golpes

Recibió por su insolencia.

Mientras Pedro a Él lo negaba

Escondiéndose allí afuera

Cuando se le preguntaba

Si a Jesús reconociera

Antes que el gallo cantara

Como Jesús predijera.

 JESÚS ES ENTREGADO A PILATO

Al alba los jefes de sacerdotes

Y los ancianos que hubiera

De acuerdo con un plan criminal

Procedieron a su entrega

Ante el gobernador romano

Para que el castigo cumpliera.

Judas tuvo remordimientos;

Quiso devolver las monedas:

Era la inicua traición

Que pesaba en su conciencia.

Pero rechazaron el pedido

Le dijeron con indiferencia

Y ante el rumbo de los sucesos

En que fracasó su oferta

Desesperado él se ahorcó

Para borrar su bajeza.

JESÚS ANTE PILATO

“¿Eres tú el rey de los judíos?”

Fue la pregunta primera

Que el gobernador Pilato

A un Jesús atado hiciera.

“Tú lo has dicho” respondió

Y más nada que de su boca saliera.

JESÚS ES CONDENADO A MUERTE

Durantela Pascua era costumbre

El que la gente escogiera:

Se liberaba a un preso

Y que el perdón recibiera.

Luego de aquella farsa

Y que el juicio concluyera

Donde maestros de la ley

Influyeron en su condena

Porque en la fiesta dieron la libertad

A otro reo de esa pena.

Y así Barrabás se salvó.

La voz de la turba suena

Más fuerte que por Jesús

Y que Pilato decidiera.

Pero éste cobardemente

Optó que se dispusiera

La crucifixión del Maestro

Y ver a la multitud satisfecha.

Fue a la tortura y el azote,

Al escarnio como ofrenda,

Vestido con un ropaje

Para que un rey pareciera.

Fue condenado a la cruz

Y que ese día pereciera

En la tierra prometida

Allí donde Él mismo naciera.

JESÚS ES CONDUCIDO AL GÓLGOTA

Luego de las torturas

Y ofensas que se le hicieran,

Amarrado y empujado

Transitó por calles llenas

De un público numeroso

Que sólo supo de afrentas

Salvo de aquellos amigos

Que eran muy pocos apenas,

Que evitaran el dolor

De su madre y Magdalena.

Y aquí al Gólgota caminó

Por un camino de piedra

Sudoroso, ensangrentado,

Con espinas en su cabeza

De una corona burlona

Que le puso la soldadesca.

Débil y tembloroso,

Cargando un madero a cuestas

Tropezando y aún cayendo,

Cubierto por polvo y por tierra,

Con heridas lacerantes

Por azotes en las piernas,

En su torso, en sus brazos,

En su rostro y en las caderas,

Sin piedad, que provocaron

Verdugos con mano férrea.

Fue cayendo y tropezando

Pues grande era la torpeza

De sus movimientos lentos

Y que no eran por pereza

Acuciado por la chusma

Que lo odiaba en su presencia,

Lo escupía y lo hostigaba

A la vera de su senda.

Hasta que no pudo más

Y exánime cayó a tierra.

Lo levantaron en vilo

Y otro cargó la madera.

JESÚS ES CRUCIFICADO

Armaron pronto la cruz

Clavándole las muñecas

Y los pies con las clavijas

Para que ya no se moviera.

Con un letrero acusador

Que por sobre su cabeza

Indicaban su delito

Y que todos lo supieran.

Era el “Rey de los Judíos”

Estampado en la leyenda.

Y allí esperó en la cruz

A aquella muerte lenta

De la justicia romana,

De la complicidad e indiferencia

De una turba expectante

En la forma más horrenda.

Los soldados se burlaron

Al ver su boca sedienta

Y le dieron con malicia

Vino agrio y que bebiera.

Uno de los reos ya en la cruz

Le insultaba con insistencia

“Jesús, Rey de los judíos,

Sálvate tú si quisieras

Y a nosotros dos condenados

Si tal Mesías tú fueras”.

Pero el otro reo le reprendió

“¿Si temor a Dios no tuvieras

Pues debemos pagar nuestras culpas

Mas no quién nada malo hiciera?”

Y Jesús a ese criminal,

A quien tenía a su diestra,

Le prometió el Paraíso

Y que tendrían vida eterna.

Perdonando a sus verdugos

Tuvo sólo por respuesta.

Se despidió de su madre

Que se encontraba allí cerca;

Preguntándole a su Padre

Por qué abandonado Él fuera

Y encomendó su espíritu

Y que el Padre lo contuviera.

Se despidió mansamente

Y tras unas tres horas de espera

La muerte por fin se produjo

Y un lanzazo recibiera

Para asegurarse del todo

Que cumplieron su faena.

Pero fue en ese momento

Que el cielo se obscureciera

Y que la tierra temblara

Y el lugar se estremeciera,

Que los guardias asustados

De pronto se enmudecieran

Pues se repartían las ropas

Que el prisionero trajera.

JESÚS ES SEPULTADO

Lo bajaron de la cruz.

Lo arroparon con las prendas

Que con manos amorosas

Las dos Marías cubrieran.

Lo llevaron al sepulcro

Preparado en la contingencia

Por pedido de un seguidor

Que era José de Arimatea,

Envuelto en una sábana de lino

Y que allí solo estuviera

Asegurando la entrada

Con una pesada piedra.

Quienes acompañaban a Jesús,

Mujeres de Galilea,

Prepararon perfumes y ungüentos

Como era el ritual en vigencia

Para honrar a ese cuerpo

Importante que muriera.

JESÚS RESUCITADO

Descansaron aquel sábado

Pero al regresar a la piedra

Que al sepulcro resguardaba

Les sorprendió el no verla

En su lugar colocada

Y entraron con extrañeza

A la tumba ya vacía

Y que Jesús desapareciera.

Dos ángeles allí les dijeron

Por nuestra presencia no teman

Pues Jesús ha sido entregado

En unas manos perversas

Y que lo han crucificado,

Es lo que explicaron a ellas,

Pero que resucitaría

A los tres días de esa fecha.

Los discípulos se enteraron

De aquella excelente nueva

Contada por las mujeres

Mas no hubieron de creerlas.

Pero Pedro fue al sepulcro

Y se quedó admirado al verlas

A las sábanas en el piso

Pero no a Jesús con las vendas.

Hicieron guardia las mujeres

En la noche de tormenta

Pero Cristo resucitado

Se encontró pronto con ellas

Y les encargó que avisaran

A los discípulos que quedan

Que los esperaba reunidos

En el mar de Galilea

Para darles su mensaje

Y que difundan su idea.

Y así Jesús resucitó

Y en los cielos hoy gobierna

Lavando nuestros pecados,

Nuestros errores y ofensas

Ganándose ese lugar,

El sitio de su gloria eterna,

El de nuestros corazones

Que creemos en su letra,

Que esperamos su perdón

Por nuestra conducta incierta

Con arrepentimiento sincero,

Arrepentidos de veras,

Para estar con Él en el cielo

Que es donde Jesús nos espera.

Rodolfo Zirulnik

08 06 10

Basado en Mt 26-27 y Lc 22-24



“En búsqueda de la paz”

01/11/2010

En paz me acuesto y me duermo, porque sólo tú, Señor, me haces vivir confiado. Salmo 4:8

Hace años, en la ciudad alemana de Múnich había un comediante que actuaba bajo el nombre de Karl Vallentin.

Karl comenzaba su actuación caminando por el escenario donde todo estaba oscuro, con la excepción de una pequeña área que estaba iluminada por un farol. De pronto se detenía, y comenzaba a buscar algo en el piso hasta que aparecía un policía y le preguntaba qué estaba haciendo.

El comediante le respondía que estaba tratando de encontrar una llave que había perdido, por lo que el policía se unía a una infructífera búsqueda. Finalmente el policía, frustrado, le preguntaba: “¿Está seguro que es aquí donde perdió la llave?” A lo que Karl, señalando hacia la esquina, decía: “¡Oh, no! La llave la perdí por allá, ¡pero aquí hay luz!”

La semana pasada recibí una carta de una persona que ha estado buscando la llave que lo libere de la culpa. Para ello ha visitado médicos, psicólogos, y toda clase de profesionales, pero ninguno ha logrado ayudarle.

Casi como un último recurso, esta persona me escribió para preguntarme qué podía hacer.

Sin entrar en detalles que no vienen al caso, le dije a esa persona que probablemente estaba buscando paz en los lugares equivocados. Si quería liberarse de la culpa que sentía, debía regresar allí donde había perdido la paz.

Esa persona necesitaba comprender que uno puede recibir una conciencia limpia y un corazón renovado cuando uno reconoce sus errores y recibe el perdón que Jesús obtuvo con su vida y su muerte.

No sé si me creyó. Espero que sí, ya que hay otros lugares donde uno puede buscar paz, pero sólo en uno se puede encontrar: Jesucristo.

ORACIÓN: Padre celestial, te doy gracias por la paz y el amor que me das a través del perdón de pecados. Oro para que otros puedan ser traídos a tu paz a través del poder del Espíritu Santo. En el nombre de Jesús. Amén.

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

© Copyright 2010 Cristo Para Todas Las Naciones

“Canas de gloria”

15/09/2010

“Canas de gloria”

15 de Septiembre de 2010

Las canas son una honrosa corona que se obtiene en el camino de la justicia. Proverbios 16:31

Noemí acaba de celebrar su cumpleaños número 103 en compañía de su primera bisnieta de un año quien, sorprendentemente, nació en la misma fecha que ella.

Como pastor, he tenido el privilegio de oficiar en muchos funerales. Uno muy especial fue el de una abuela de 104 años de edad quien, al igual que Noemí, estaba muy agradecida al Señor por su larga vida, y por la maravillosa salud física y mental que disfrutaba.

Para mí era un placer hablar con esa abuela que había crecido en una granja en Nebraska cuando el medio de transporte eran las carretas, pero que también había visto al hombre caminar en la luna.

Si le preguntara a cualquiera de estas dos abuelas cómo es que lograron vivir tantos años, ambas coincidirían con lo que dijo Noemí: no bebieron, no fumaron, y estuvieron rodeadas de seres queridos.

Espero que todos ustedes puedan decir lo mismo… por lo menos eso de ‘estar rodeados de seres queridos’, porque todos tenemos uno: nuestro Padre celestial.

Ese Padre celestial es quien le está bendiciendo hoy a usted al regalarle este día. Si usted está leyendo esta devoción, es porque Él le ha dado una mente que puede pensar y que tiene la habilidad de comprender.

Pero no sólo eso. Usted también tiene un Hermano muy querido… un Hermano que entregó su propia vida, para que usted no pierda la suya eternamente.

Gracias a lo que su hermano Jesús ha hecho, y a través de la fe dada por el Espíritu Santo, usted puede ser feliz… porque vivirá para siempre.

ORACIÓN: Padre celestial, gracias por darme a Jesús, quien me ha llevado de la oscuridad a la luz, de la condena a la salvación, y gracias por mi familia de fe. Enséñame a vivir cada día como uno digno hijo tuyo. En el nombre de Jesús. Amén.

En Cristo,

Pastor Ken Klaus
Orador The Lutheran Hour
Cristo Para Todas Las Naciones

Un disparo en la oscuridad…

08/09/2010

8 de Septiembre de 2010

Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias. Romanos 13:13

Al hombre de nuestra historia le gustaban las fiestas y también el alcohol, por lo que lo único que recordaba de la fiesta de fin de año, era que alguien le había disparado en la cabeza.

Al día siguiente despertó con un dolor punzante en la cabeza, pero a medida que el dolor se iba yendo, también se iban yendo sus recuerdos del incidente. Así fue hasta que, después de un largo tiempo, y debido a que la cabeza le molestaba mucho, decidió ir al médico, convencido que tenía un tumor.

Grande fue su sorpresa cuando el médico descubrió que, lo que en realidad tenía en la parte posterior del cerebro, era una bala calibre 22. Si bien la herida había sanado, la bala le causaba constantes dolores de cabeza.

Luego de la cirugía, le entregaron la bala. Quizás le sirva como recordatorio y le ayude a comportarse como sugiere Pablo en el texto para hoy: viviendo decentemente, evitando inmoralidad y libertinaje.

No es necesario recordarle que la carta que Pablo escribió a la iglesia en Roma, fue escrita también para los cristianos de todos los tiempos. Esto significa que el pasaje también se aplica a nosotros.

En verdad, el Señor Jesús, quien entregó su vida como un sacrificio para ganar nuestra salvación, es honrado cuando nosotros vivimos cada día en gratitud a él, y en servicio a los demás.

ORACIÓN: Señor de la vida, te doy gracias por haberme rescatado del pecado, el diablo, y la muerte. Enséñame a ver las oportunidades que me das cada día para llevar tu amor y tu misericordia a quienes me rodean. En el nombre del Redentor crucificado y resucitado. Amén.

En Cristo,

Pastor Ken Klaus
Orador The Lutheran Hour
Cristo Para Todas Las Naciones

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.429 seguidores